Síguenos
Fagor Professional Blog | Equipamiento | Buffets dinámicos, o el adiós a las colas

Buffets dinámicos, o el adiós a las colas

El mundo de la cocina industrial es mucho más variado de lo que parece a simple vista. Tanto, que se merece por sí­ solo una serie propia de posts para explicar las evoluciones y novedades de su amplia gama de componentes. Por ejemplo, algo tan aparentemente sencillo como un buffet tiene mucha más miga de lo que parece, y por supuesto, es totalmente  susceptible de innovaciones y mejoras.

¿En qué sentido? El caso es que, durante mucho tiempo, el concepto de buffets aplicados al autoservicio en comedores de empresa, oficinas y centros comerciales tení­a un inconveniente básico para sus usuarios: la obligación de hacer cola, que todo el que los haya utilizado ha tenido que sufrir alguna vez. La distribución en lí­nea de los productos forzaba al cliente a realizar todo el recorrido de principio a fin, desde la entrada hasta la caja, independientemente de los alimentos y bebidas que quisiera servirse y, lo que es peor, le obligaba también a esperar a los usuarios que tuviera por delante suyo, aunque él ya hubiera terminado de servirse.

«Ejemplo de buffet dinámico»

Por eso, en los últimos tiempos se están imponiendo los buffets dinámicos, inspirados en lo que se denomina el sistema «»Free Flow»» (o libre circulación, si lo traducimos del inglés), donde comida y bebida se distribuyen en diferentes áreas –alimentos frí­os, calientes, bebidas, postres–, de forma que cada cliente se dirige libremente a donde están los productos que desee consumir, ahorrándose esperas innecesarias. Para las empresas, además, este tipo de buffets cuenta con la ventaja añadida de permitir una instalación versátil, donde se van añadiendo más módulos especí­ficos según las necesidades.

Este sistema es especialmente adecuado para los comedores que viven una alta afluencia de comensales en las horas punta y cuentan con una oferta amplia de platos frí­os, calientes, postres e incluso cocinados al momento, ante el comensal. Quienes quieran un menú completo, irán a las zonas donde puedan servirse; y quienes sólo busquen un sandwich no tendrán que tardar más tiempo en servirse y pagarlo… que lo que tardan luego en comérselo.

Deja un comentario.

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.