Síguenos
Fagor Professional Blog | Equipamiento | ¿Quieres montar una lavandería autoservicio? ¡Te explicamos cómo!

¿Quieres montar una lavandería autoservicio? ¡Te explicamos cómo!

Hace ya algún tiempo hablamos sobre el incremento de las lavanderí­as autoservicio en España, un negocio en auge que hasta hace apenas un año se concentraba en su totalidad en la ciudad de Madrid y que a dí­a de hoy se encuentra en plena expansión por todo el territorio nacional.

El aumento de la inmigración, la crisis económica, la proliferación de residencias de estudiantes y la falta de tiempo, como consecuencia del cambio en nuestros hábitos, son las principales causas de este fenómeno. Estos cambios han potenciado la aparición de ciertos colectivos que utilizan habitualmente las lavanderí­as autoservicio, en su mayorí­a inmigrantes, estudiantes que viven fuera de casa y solteros, huyendo de los altos precios de las tintorerí­as, aprovechando el poco tiempo entre viaje y viaje para lavar cantidades más grandes de ropa, o como recurso ante una averí­a en casa y la imposibilidad económica de arreglarla al momento.

Lo cierto es que ésta es una tendencia consolidada, por lo que cada vez son más los profesionales del sector que se lanzan a abrir sus propias lavanderí­as al más puro estilo americano. Para ellos, hemos querido redactar un listado de consejos básicos, gracias a nuestra avalada experiencia en el sector.

¿Cómo tiene que ser el establecimiento? Las tiendas más adecuadas para este tipo de negocio son locales de entre 40 y 60 metros cuadrados. Lo ideal para que el negocio sea rentable es instalar una media de dos lavadoras autoservicio y una secadora como mí­nimo.

¿Qué tipo de personal se requiere? Según el tipo de servicio que se oferte no es imprescindible tener personal fí­sico en los establecimientos para atender a los clientes. Si las máquinas cuentan con centrales de pago y prepago autoservicio e instrucciones claras sobre los tipos de lavado según el tejido, éste es un coste que se puede evitar. Lo que sí­ es esencial es contar con una persona de mantenimiento que vele por la eficiencia y el estado diario de las máquinas. En Fagor Industrial ofrecemos un tipo de lavadora y secadora en las que todo el proceso de secado y lavado, incluida la dosificación de jabón, es completamente automático.

¿Cómo deben ser las máquinas instaladas? Lo más importante en este tipo de negocios es que tanto las lavadoras como secadoras sean máquinas muy sencillas, sin grandes complicaciones para poner en marcha y con cuatro programas bien explicados y rotulados. En cuanto a caracterí­sticas técnicas, es esencial que las máquinas tengan un sistema de eficiencia energética para ahorrar costes en agua y electricidad.

¿Cómo gestionar el pago del servicio? Para el sistema de pago proponemos dos sistemas que facilitan y automatizan el proceso. Por una parte, está el modelo básico de lavadora autoservicio que va preparado para su conexión a una central de pagos externa, sin necesidad de llevar a cabo nuevas instalaciones. Por otra, existe un kit de fácil instalación, que sirve para adaptar la lavadora básica admitiendo la función de fichero-monedero electrónico o tarjeta prepago.

¿Qué tipos de lavadora autoservicio existen? Hay dos tipos de lavadoras: las de centrifugado alto (350G) y las de centrifugado rápido (200G). El más utilizado en Europa es el de centrifugado alto, puesto que son lavadoras más eficientes repercutiendo directamente en los costes de explotación. En el resto del mundo, en cambio, se utilizan más las de centrifugado rápido puesto que se valoran más otros criterios como el precio y poder así­ recurrir a una financiación inferior pero con costes de explotación superiores a la larga que hacen de su negocio menos competitivo (mayor tiempo de secado) respecto a los negocios con lavadoras de centrifugado alto. Ambos modelos constan de un programador que ofrece un precio distinto por programa y que indica mediante un LED el tiempo restante del ciclo y la fase del programa en la que está. Para el profesional que adquiere el equipamiento, esas lavadoras le facilitan la posibilidad de definir los programas deseados entre diferentes estándares y modificar o anular los tiempos y temperaturas de cada fase.

¿Y de secadoras? En este sector también existen dos modelos diferentes: las secadoras dobles en columna integra, que llevan dos secadoras con 14 kg de capacidad cada una (ideal para aprovechamiento de espacios), y las secadoras individuales con mayores capacidades. Las secadoras de este tipo de establecimientos deben admitir el mismo sistema de gestión de pago que las lavadoras, además de un sistema de desembolso por periodos cortos (1 euro por cada 10 minutos aproximadamente). De esta manera el cliente se asegura que sólo pagará por el tiempo necesario para que su ropa quede seca.

¿Y ahora? ¿Te animas a montar tu propia lavanderí­a autoservicio?

Deja un comentario.

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.