Síguenos
Fagor Professional Blog | Tendencias y consejos | Restaurantes pop-up: Qué son y por qué tienen tanto éxito

Restaurantes pop-up: Qué son y por qué tienen tanto éxito

Una tendencia gastronómica llegada en los últimos años son los restaurantes pop-up. Al igual que sucede con las tiendas pop-up, se trata de proyectos que tienen una duración determinada. Pueden durar desde unas horas, unos dí­as, o unos meses en unas ubicaciones concretas o también pueden ser itinerantes.

Sus ubicaciones pueden ser muy variadas: desde locales de restauración clásicos, hasta casas, festivales gastronómicos y musicales o locales industriales. Las propuestas son de todo tipo: desde chefs que visitan a otros restaurantes y sirven un menú conjunto, restaurantes que ofrecen solo un plato para delivery, hasta un cocinero que sirve una especialidad exótica sólo en una determinada fecha.

Por citar un proyecto reciente de renombre, tenemos el proyecto pop-up de Alain Ducasse y Albert Adriá en Parí­s. Y encontramos también otras propuestas temporales surgidas durante la pandemia han acabado convirtiéndose en permanentes.

 

¿Por qué tienen tanto éxito?

La premisa de estas ofertas culinarias suele ser que hay que estar rápido o atento en las RRSS porque las plazas son limitadas. De hecho, en algunas es difí­cil el acceso y suele ser exclusivo para determinados perfiles VIP.

En ocasiones, el acceso se realiza mediante una contraseña que se enví­a a través del teléfono, como simulando ser un negocio clandestino. Esta experiencia resulta sumamente divertida y atractiva para los clientes ya que parece que viven una «aventura» cuando en realidad están yendo a comer o a cenar por ahí­.

El fenómeno foodie ha conseguido que el público dedique cada vez más tiempo y dinero en experiencias culinarias y eso ha fomentado que se prodiguen este tipo de experiencias relacionadas con la comida y la bebida fuera de casa.

 

¿En qué se diferencia principalmente del resto de propuestas gastronómicas?

Los pop-up suelen ser bastante gourmet y refinados. Al ser un evento en una cocina temporal y con el fin de simplificar los ritmos de cocina, acostumbran a ser una carta o menú cerrado sin posibilidad de que los comensales puedan elegir los platos.

Otra gran diferencia es que suelen ofrecer una experiencia única al comensal. Los clientes sienten que son especiales ya que tienen la sensación de que no se podrá repetir como si podrí­an hacerlo en un restaurante convencional.

Este tipo de propuestas gastronómicas suelen tener una relación con su público a través de las redes sociales e Internet mayor que la que suelen tener habitualmente los negocios permanentes. Van filtrando fotos o ví­deos en los que avanzan las preparaciones o productos, ofrecen inscripciones y comparten contenido variado que contribuye a crear gran notoriedad en torno a su propuesta gastronómica.

¿Tienes pensado montar un proyecto gastronómico pop-up? Contacta con nosotros que estaremos encantaos de ayudarte con tu negocio!

Deja un comentario.

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.