Síguenos
Fagor Professional Blog | Tendencias y consejos | Ver y ser visto, las cocinas abiertas en restaurantes

Ver y ser visto, las cocinas abiertas en restaurantes

Abrir el corazón del restaurante a los clientes es una de las tendencias hosteleras de las que los comensales han quedado prendados. Mostrar de cerca la magia que ocurre entre los fogones va más allá de transmitir el trabajo que hay tras un plato, es una nueva manera de entender la cocina y de atraer clientes al restaurante.

Mientras que en las cocinas tradicionales los fogones están en un espacio alejado de la clientela, ocultando los secretos de los platos tras las puertas, estamos siendo testigos del derribo de estas barreras (fí­sicas y psicológicas) entre la cocina y la sala gracias a la tendencia de las cocinas abiertas. En estos espacios se permite a los comensales disfrutar más allá del paladar, con un show gastronómico en directo donde los chefs y sus equipos se convierten en las estrellas del restaurante y sus cocinas son el escenario perfecto para demostrar su arte. Pero lo más interesante es que el hecho de exponer su trabajo a los ojos de quienes lo van a disfrutar estimula a los cocineros a sorprender también a los comensales en esta fase de su experiencia gastronómica.

Y es que, con este tipo de diseños, los procesos que se llevan a cabo son el verdadero cambio. Podemos observar a simple vista que las cocinas llaman más la atención, son más entretenidas para los comensales y hasta un poco adictivas (¿quién no se queda con la boca abierta al ver las maravillas que se pueden hacer con los alimentos que, en muchas ocasiones, están en la nevera de casa?). Son el marco perfecto para disfrutar con los ojos del trabajo de los chefs con los alimentos que posteriormente se disfrutarán con el paladar.

Resumiendo, ¿cuáles son las ventajas de las cocinas abiertas? En primer lugar, llaman la atención de los clientes, al demostrar que el trabajo que allí­ se realiza es digno de ser compartido y admirado, además de transmitir una mayor confianza al mostrar la elaboración de los platos. Por otro lado, existe una interacción y una conexión entre el personal de cocina y los comensales, ofreciendo una experiencia multisensorial al permitir ver el proceso antes de degustar.

¿Cómo llamar la atención con una cocina abierta?

A la hora de instalar una cocina abierta en un restaurante, hay que tener en cuenta una serie de aspectos. Es necesario tener claro qué es lo que se quiere exponer y qué aspectos se mantendrán de puertas para dentro. Tener una cocina abierta en el restaurante no implica tener que mostrar todos los procesos, será el local el que decida cuál es su punto fuerte para llamar la atención.

Posteriormente se determinará cuál va a ser el diseño de la cocina y la implicación con los clientes. El diseño puede variar entre tener una cocina abierta frente a una sala o tener una barra alrededor de la misma para que los propios comensales sean partí­cipes en el proceso de elaboración. Sin embargo, el ideal para una cocina abierta es un 50/50 entre ser atractiva para los clientes y funcional para los cocineros.

Y, por último, y como en cualquier otra cocina tradicional, se establecerán los parámetros de funcionamiento, tanto para el espacio (orden y limpieza, mantenimiento de los equipos, reducción del ruido y de los olores, etc.), como para el personal (planificación de las tareas, protocolo de uniformes, actuación frente a emergencias, etc.).

Una vez instalada una cocina abierta en el local, es imprescindible darle difusión para atraer clientes, ¿cómo? Publica imágenes del restaurante, principalmente imágenes impactantes de la cocina, permite a los clientes ser partí­cipes y comparte sus experiencias también. ¡A partir de ahí­ ya verás cómo la agenda de reservas se va llenando!

Imagen: Restaurante ARREA!

Deja un comentario.

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.